¿¿A quién no le ha pasado?? Te levantas y después de lavarte el rostro, te das cuenta que tienes un granito en medio de la frente. No lo aprietes.. Aunque quieras hacerlo, es ideal acabar de una vez con este mal hábito.. Explotarlos rompe la piel y luego aparecen cicatrices, además los dedos ...